domingo, 18 de mayo de 2014

Tipos de velos para el vestido de novia

El velo es un complemento del traje de novia que se distingue por su delicadeza y por el aspecto etéreo y frágil que le da a la mujer que lo luce.

Su origen y significado


Aunque hoy en día muchas novias optan por no lucirlo, no podemos olvidarnos de su historia y lo importante que ha sido siempre en el rito del matrimonio:

En algunas culturas orientales, el velo se utilizaba para ocultar la cara de la novia a la que el novio no había visto antes. No se lo retiraba hasta después de la ceremonia, una vez casados. Los matrimonios eran concertados y la novia la mayor incógnita y sorpresa ese día.

En la tradición romana, el velo protegía a la novia de los malos espíritus, la envidia y el mal de ojo, superstición que ha llegado a nuestros días. También significaba la inocencia y la virginidad de la mujer que iba a casarse.

Para las novias modernas, el velo es en gran parte visto más como un accesorio de moda que complementa al vestido, al ánimo de la novia y al estilo del día, y menos como un objeto de profundo significado.

Ahora puede ser sustituido por tocados o cualquier otro elemento. Aun así, si decides llevarlo, existen muchos tipos de velos, así que tienes muchas opciones!! 

El color del velo


El velo puede ser de color blanco, champán o marfil principalmente. Sea como sea, tiene que ser del mismo color que tu vestido de novia.

El tejido


Los materiales más comunes son el tul, la organza o la encaje. Puede llevar bordados, pedrería, puntilla para adornar. Pueden ser cortos o largos.

Tipos de velo respecto a su longitud 

 

1) Velo Ruso o Francés


Es un velo muy corto con volumen en la parte superior de la cabeza y que cae hacia uno de los costados del rostro de forma asimétrica en una sola capa. Va sujeto por un tocado o hebilla, y suele estar realizado en materiales tipo red o malla, o con un tejido finísimo como el tul. 

Expresa un estilo seductor, ideal para las novias retro o poco convencionales, con vestidos cortos estilo años 20. 




2) Velo Corto o Blusher


Es el tipo de velo más corto y normalmente se realiza en un material fino de una sola capa. Se usa para cubrir la cara antes de la ceremonia y su largo es justo por debajo de la barbilla, hasta la altura de los hombros. En el momento que el novio bese a la novia, el velo se echa hacia atrás y de aquí en adelante no se usa más. 

Puede utilizarse para cualquier tipo de ceremonias y todo tipo de vestidos, y se puede usar solo o con otro velo más largo. 

Las novias que optan por este estilo de velo, deben tener en cuenta que su vestido debe ser escotado, así no le agregan demasiado volumen a la parte superior del cuerpo; además no es recomendable para novias con rostros redondos o muy grandes.

Medida: debe de ser entre 55 y 65 cm de largo.




3) Velo de largo hasta el codo (o puntas al codo)


Este tipo de velo es muy cómodo, ya que su largo no supera la altura de los codos o la cintura de la novia. El velo se sujeta por lo general detrás del peinado de la novia, por lo que inicia desde la mitad de la cabeza, bajando por la espalda hasta la cintura. 

Es muy favorecedor para las novias con rostros ovalados. Las novias con orejas grandes o muy sobresalientes no deberían usarlo, ya que deja todo el rostro descubierto.

Este velo se suele utilizar para bodas informales con vestidos sencillos y de corte recto, así la novia llevaría velo sin sobrecargar demasiado el vestido. 

Medida: debe de medir 75 cm de largo.




4) Velo de largo hasta los dedos (o puntas al dedo)


Igual que el velo de largo al codo, puede hacerse de una o dos capas de tela. Llega hasta la punta de los dedos de la novia cuando los brazos están colgando relajados, es decir, hasta la cadera. Es la longitud más común de velo. 

Las novias con piernas muy cortas o de figura redonda no deberían usarlo, ya que acortarían aún más su figura.

Es perfecto para vestidos formales, de largo hasta el suelo, aunque se usa con todos los tipos de vestidos. 

Medida: el largo de este velo va a depender de la altura de la novia, pero debe de medir entre los 85 y 125 cm de largo.




5) Velo tipo Vals 


Es un velo formal cuya longitud puede estar entre las rodillas y los tobillos. Está realizado en una sola capa de tela. 

Es preferible para este velo que tu vestido no tenga cola, y la mejor opción si no quieres llevar un velo muy  largo.




6) Velo Capilla 


El velo Capilla, es uno de los más tradicionales. Se realiza con dos capas de tela. La primera sería un velo corto que cubre el rostro durante la ceremonia y la segunda capa llega hasta el suelo.

Es un velo largo y simula una cola (es un poco más largo que el vestido y se extiende por el suelo unos cuantos centímetros). 

Es perfecto para novias con rostros redondos ya que por su caída sobre el rostro adelgazará tus facciones.

Es apropiado con un vestido formal de cola Barrida. 




7) Velo Catedral 


Al igual que el velo Capilla se realiza con dos capas de tela en dos longitudes diferentes. La primera capa cae sobre la cara como el velo corto. La segunda capa se inicia a la mitad de la cabeza y se extiende hasta el suelo por lo menos 2 metros y medio

Es delicado y le agregará sofisticación a tu vestido de novia. Las novias con rostros cuadrados, pueden optar por este tipo de velo, ya que por su forma suavizará las líneas de la cara. Puedes poner algo de volumen en la parte superior para llevar la atención justo al peinado.

Este velo es apropiado si tu vestido es formal y tiene una cola larga, no sería apropiado para ninguna otra ceremonia. 

Muchas bodas reales usan este tipo de velo, por ejemplo lady Di en su boda. 




8) Mantilla 


Es un velo puramente español, que cae de forma circular y se recoge en la parte superior de la cabeza agarrado de una hebilla o peineta, hasta un poco más abajo de los codos. Los lados exteriores de la mantilla suelen estar confeccionados de encaje y puntillas muy elaborados, que enmarcan el rostro. 

Este tipo de velo se usa por lo general en tul o encaje, y se lleva con cualquier vestido de largo hasta el suelo. 

Este estilo de velo deja el rostro despejado, así que puede ser muy favorecedor para las novias con facciones en forma de triángulo ya que da la posibilidad de equilibrar el rostro con la hebilla del velo.
 




Resumiendo de forma gráfica lo que acabamos de comentar de forma individual: 





  Consejos para elegir el velo

 

  • Siempre cómprate el velo cuando ya tengas el vestido elegido puesto que lo elegirás en función de él.
  • El velo tiene que ser del mismo color que tu vestido de novia.
  • Si tu vestido es recargado, elige un velo sencillo. En cambio si es de líneas sencillas y sin muchos adornos, puedes elegir un velo más elaborado.
  • Antes de decidirte por uno, pruébate varios estilos y elige aquel con el que te veas más favorecida, al fin y al cabo eso es lo más importante.
  • Cuando te lo pruebes, mírate en el espejo de cuerpo entero y desde todos los ángulos. El velo luce tanto por delante como por detrás.
  • Ten en cuenta tu altura. Si eres alta, cualquier velo te quedará bien, en cambio, si eres bajita, te quedará mejor un velo corto que no encoja visualmente tu figura.

También debes tener en cuenta la forma del rostro:



Diamante: este tipo de cara también tiene la ventaja de que le queda cualquier tipo de velo de novia.

Ovalado: también le sienta bien cualquier tipo de velo. 

Cuadrado: necesita un velo de novia que sea largo y ligero o una mantilla, también con caída hacia los lados para alargar el rostro, con el objetivo de poder suavizar las duras facciones de este tipo de rostro. El velo de novia deberá aligerar la fuerza a la vista de la mandíbula en este tipo de caras.

Redondo: necesita un velo de novia que caiga a los lados del borde de la cara con la finalidad de afinar sus rasgos. Deberá de huir de los tocados de peinado de novia que sean redondos.

Triángulo o Pera: para aquellos rostros que son más anchos de abajo que de arriba hay que usar un velo con volumen en la parte superior, para compensar y dar volumen. 

Triángulo invertido o Corazóndeberá de buscar un velo de novia que se pueda colocar detrás de la cabeza, recogido por ejemplo con un broche en la nunca,  y que sea doble, para que la orilla de la primera capa del velo se vea a la atura de la barbilla y el velo de novia caiga sobre la cara dando una sensación de anchura.

Alargado: el rostro alargado es como el ovalado pero se caracteriza por ser más largo. Deberá de huir de los velos de novia con volumen en la parte de arriba de la cabeza ya que harán que la cara se vea más alargada todavía. La mejor opción es buscar un velo de novia que se atore en la parte trasera de la cabeza.

Rectangular: lo ideal es un velo en capas, con volumen que equilibre el conjunto. También debe de buscar un velo de novia largo para hacer el tipo de cara más fina y menos dura.


Ya véis que algo que parecía muy sencillo se puede llegar a complicar si no tenemos en cuenta todas estas cosas de las que os he hablado hoy, así que espero que os haya sido de utilidad!

No hay comentarios:

Publicar un comentario